EL MISTERIO DIVIDUAL (2)

La primera producción de Oroñópolis editora fue El misterio dividual, libro que, de acuerdo con el propósito fundamental de esta editorial, combina imágenes y textos. Fotografías de cuadros de Carlos Gatti de la etapa “El juego de las miradas” fueron intervenidas por Alejandro Pidello recortándolas, variando sus dimensiones, replicándolas, etc. de manera de lograr un nuevo conjunto de imágenes con el propósito confeso de disminuir el grado de “apertura” de las obras originales. Apertura en el sentido que en Obra abierta asigna Umberto Eco a obras que dejan su interpretación (es decir el contenido del mensaje que proponen) abierto a las sensibilidades y a las posibilidades de los espectadores. Algo así como: a mensaje menos explícito (mayor ambigüedad) más posibilidades de interpretación y mayor apertura de la obra. Sobre el nuevo conjunto de imágenes la inspiración de AP adicionó textos y poemas de su autoría generados por dichas imágenes o preexistentes que aparecían como adecuados al propósito, siempre en el intento de acotar la apertura de las obras originales. ¿Se consiguió este propósito? Para saberlo habrá que leer (y ver) el libro. A continuación adjunto algunas páginas a modo de ejemplos:

Páginas de El misterio dividual

EL MISTERIO DIVIDUAL – Páginas 4 y 5

Páginas del libro con Pidello

EL MISTERIO DIVIDUAL – Páginas 6 y 7

Según palabras del Editor del libro (AP) “tanto un cuadro como un poema son cosas materiales que incluyen un cuerpo gráfico que nunca puede ser considerado neutro a los efectos de la significación y que pueden tener formas propias e inimaginadas para vincularse”.

EL MISTERIO DIVIDUAL (1)

El misterio dividual es el título de un libro donde se incluyen imágenes de parte de mis cuadros de la etapa “El juego de las miradas” (El paisaje urbano) y fragmentos de los mismos y textos escritos por Alejandro Pidello estimulados por dichas imágenes. Los textos no “explican” las imágenes ni las imágenes “ilustran” los textos. Ambos, conjunto de imágenes y conjunto de textos, son entidades que pueden funcionar independientemente pero que, reunidas, constituyen una entidad dividual en el sentido que adjudica Gilles Deleuze a este vocablo: “lo que no es indivisible ni divisible sino que se divide (o se reúne) cambiando de naturaleza”. ¿Por qué misterio? Porque, según René Magritte, “nada puede existir sin su misterio”.

TAPA Y CONTRATAPA

La idea de hacer esta obra surgió durante reuniones mantenidas con AP especialmente en Malos conocidos, bar emblemático de Rosario. El problema que yo planteaba en estas reuniones era que al no ser más que un mediocre escritor, me resultaba difícil producir guiones aptos para su desarrollo en forma de historietas. Se me ocurrió así que podía tomar como “guión” un poema de AP (“La música del sur y de la tierra”) y crear sobre él una serie de imágenes con una estética de historieta. Mi obsesión por las historietas parecía así dar un paso adelante. El resultado:

LA MÚSICA DEL SUR Y DE LA TIERRA

El proyecto de El misterio dividual surge en estas reuniones, y dentro de la misma eclosión creativa AP decide fundar una editorial dedicada a publicar libros en los que se vinculen dibujos y palabras en forma similar, por lo que el lema de tal editorial es:

amor por dibujos y palabras.

Nace así Oroñópolis editora.

Editora de El misterio dividual

Logotipo de Oroñópolis editora

“CARLOS GATTI. VIGENCIA DEL REALISMO” (4)

Esta muestra quedó armada con tres secciones, la fundamental era la que contenía las obras de “El juego de las miradas” (“Paisaje” urbano). Dos de las obras que fueron expuestas:

"Paisaje" urbano

RESTOBAR
Acrílico, collage y elementos de madera sobre conglomerado de madera – 1,00 m x 1,00 m – 1999

"Paisaje" urbano

INTIMIDAD AMENAZADA
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera – 1,00 m x 1,00 m – 1999

Ahora bien, ¿cuál es la relación que liga esta parte a las otras dos secciones? En más de un sentido las dos secciones con obras anteriores aparecen como antecedentes de la primera mostrando una continuidad, tanto en los aspectos temáticos como técnicos, que recorre mi obra. Por ejemplo, en las obras de “El amor en las plazas secas” (Plazas secas):

Las plazas secas

EL AMOR EN LAS PLAZAS SECAS – LUZ DE LUNA
Esmalte sintético sobre cartón – 0,62 m x 0,85 m – 1986

Las plazas secas

EL AMOR EN LAS PLAZAS SECAS – BAJO EL ARCO ROJO
Óleo sobre conglomerado de madera
0,45 m x 0,47 m – 1987

se pueden apreciar mis primeros intentos de referirme a un elemento arquitectónico como las plazas secas y ubicar en él a personajes en un momento particular de sus vidas, configurando ya una pequeña historia, tal como lo haría luego en “El juego de las miradas”. Pero en el tiempo transcurrido entre una y otra serie mi interés por experimentar diversas maneras de trabajar buscando enriquecer la obra con diferentes posibilidades de lectura me llevó a incorporar el uso de collages y texturas, la aplicación de elementos construidos o tallados en madera, el tallado del soporte de “Fibrofácil” a modo de bajorrelieve, etc. La mayor parte de esas experiencias se realizaron en los paisajes que produje entonces (Los campos) que aparecen así como antecedentes en el aspecto técnico de las obras de “El juego de las miradas”. Ejemplos:

Los campos

LA TIERRA COMO UNA HERIDA
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera – 1,00 m x 0,75 m – 1997

Los campos

EXTRAMUROS
Acrílico y collage sobre madera aglomerada. – 0,80 m x 0,90 m – 1996

Un excelente análisis de estas relaciones puede leerse en el artículo “Narrativa y escultórica” de la crítica de arte Beatriz Vignoli que apareció en Rosario 12 del 25 de agosto de 2015 y que se reproduce debajo.

Artículo de Beatriz Vignoli

NARRATIVA Y ESCULTÓRICA
                                                       Beatriz Vignoli

 

“CARLOS GATTI. VIGENCIA DEL REALISMO” (3)

Esta muestra se desarrolló desde el 14 de agosto al 28 de setiembre de 2015. Contenía 25 obras de distintos tamaños, en general cercanos a 1m x 1m. En su ingreso aparecía un poster con un texto curatorial (en realidad escrito por mí, ante imposibilidad de hacerlo el curador) que era el siguiente:
“Rafael Sendra y Carlos Gatti han compartido su interés por las actividades plásticas desde su paso por el taller de Juan Grela G. Gatti, como pintor, participó en el movimiento vanguardista rosarino de finales de los 60’. Luego de un período de abstención (“la muerte de la pintura”) retoma la pintura (1975) buscando una expresión personal. Sendra, como historiador y crítico de arte especialmente interesado en la pintura rosarina ha observado la evolución de la obra de Gatti, analizándola en conexión con la evolución del arte internacional y con el entorno particular donde se produjo. Sus observaciones y reflexiones fueron volcadas en un extenso y profundo trabajo fundamentado no solo desde el punto de vista estético, sino también socio económico y ético. Es así que surge la propuesta de mostrar parte importante de esa obra, debidamente comentada, en una suerte de antológica parcial en una institución prestigiosa como el Castagnino, poniéndola al alcance del público de la ciudad”.
Un conocido documentalista de la ciudad, Maxi Quintero, filmó un tráiler de la muestra que puede verse en el siguiente link:

https://youtu.be/JBFMkmimgmE

En próximas entradas trataré de transmitir una imagen de la muestra en sí.

“CARLOS GATTI. VIGENCIA DEL REALISMO” (2)

TARJETA DIGITAL 2

INVITACIÓN DIGITAL

Antes de que se concretara la muestra Rafael Sendra detuvo su atención sobre dos de mis cuadros en su posesión, un campo y una plaza seca (donación del autor a su colección privada) y los analizó ampliando sus escritos con esos análisis, sobre todo el de “Campo alambrado” (Los campos). Estos cuadros fueron entonces incluidos en la muestra por expreso pedido del curador. Se trataba de obras pertenecientes a otras etapas diferentes de la del “Paisaje urbano”, por lo que consideré conveniente acompañarlas por otras de las etapas correspondientes.
Así la muestra quedó constituida por obras de tres etapas de mi pintura: “El amor en las plazas secas”, la más antigua, “Sobre cielos, tierras y aguas” y finalmente “El juego de las miradas”.
Con el objeto de promocionar la muestra y de brindar a los espectadores un material informativo sobre la misma diseñé un tríptico que incluía datos como el título de la muestra, las fechas de su realización, su localización (Museo Castagnino), curador y autoridades de la institución, tres reproducciones de obras y un texto de mi autoría con reflexiones sobre la pintura. Este tríptico fue impreso por Imprenta La Manija, de Rosario, y abajo figuran los originales de su tapa e interior, desplegados, por supuesto.

TAPA DEL TRÍPTICO

TAPA DEL TRÍPTICO

INTERIOR DEL TRÍPTICO

INTERIOR DEL TRÍPTICO

 

“CARLOS GATTI. VIGENCIA DEL REALISMO” (1)

El título de esta entrada es el título de una muestra que se está realizando en este momento con parte de mis obras en el Museo de Bellas Artes Juan B. Castagnino de la ciudad de Rosario, Argentina. El propósito de esta entrada y de las siguientes es dejar constancia de cómo y porqué se generó esta muestra.
Todo se inicia cuando en algún momento de 2014 recibo la visita de Rafael Sendra quien me propone rever las obras de una etapa de mi pintura que se denominó “El juego de las miradas” (que aparece en este blog como el Paisaje urbano) sobre la que él había ya escrito una presentación para una muestra donde se expuso una parte de las mismas (Opiniones, críticas y comentarios), con el objetivo de profundizar este análisis y plasmarlo en un escrito con miras a la publicación de un libro.
Realizado el escrito Rafael pensó que sería oportuno exponer nuevamente esas obras en una especie de muestra antológica parcial e interesó a las autoridades del Museo en destinar un espacio para realizar la muestra a partir del 14 de agosto de 2015. Esa fue la gestación de esta muestra que se desarrollará hasta el 28 de setiembre de 2015 con la curadoría de Rafael Sendra.

Invitación a la muestra

INVITACIÓN A LA MUESTRA

Queridos amigos:
Los invito a la muestra de pinturas que se desarrollará en el Museo Castagnino desde el 14 de agosto hasta el 28 de setiembre de 2015 bajo la denominación “Carlos Gatti. Vigencia del realismo” en base a una idea original y curadoría de Rafael Sendra, quién se ocupó en varias oportunidades de mi obra y es autor de textos como “El joven Berni y la Mutualidad popular de estudiantes y artistas plásticos de Rosario”, “Isidoro Slullitel. Entre la tradición y la vanguardia” y otros, con la colaboración de Marcela Röemer, Directora del Museo y la asistencia de su personal. La inauguración se hará el 14 de agosto a las 19,30 h. El Museo abre lunes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo de 14 a 20 h. Martes cerrado.
Los espero. Cordiales saludos,
Carlos Gatti

FRAGMENTOS

Fragmentos… si uno analiza su experiencia diaria, lo que minuto a minuto percibe visual, auditiva o táctilmente o los estímulos con que lo bombardean, lo quiera o no, la multitud de emisores que nos envuelven (radio, TV, material de lectura…), se da cuenta de que  su percepción, consciente o inconsciente, está alimentada por una multitud de fragmentos de distinta duración e importancia. Un conjunto de ellos, armado o ensamblado como un mosaico o un rompecabezas, adquiere finalmente un significado inteligible.

La pintura nos da por lo general una imagen de menor o mayor complejidad, contenida habitualmente en un soporte oblongo, aunque se han hecho intentos de ir más allá, con imágenes lograda por mezcla o yuxtaposición de partes, que pueden requerir del espectador una participación más activa en su contemplación. Este planteo me ha parecido siempre atrayente, así es que he pintado obras mezclando fragmentos y dejando a cargo de quien las mire la posibilidad de reconstruirlas (tal vez no haya un único modo) participando de esta forma en la concreción de este mensaje, o como quiera llamárselo.

Fragmentos

ROMPECABEZAS I
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera tallado
Aprx. 0,80 m x 1,00 m – 2009

Fragmentos

ROMPECABEZAS II
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera
Aprox. 0,80 m x 1,00 m – 2009

Estas dos obras, constituídas por piezas de rompecabezas aún no armados, están relacionadas entre sí. Para completar las cuatro imágenes que están en juego faltarían dos obras más. Sin embargo, creo que lo que se muestra basta para sugerir la intención de la obra, incompleta por el momento.

 

UN COMENTARIO

Hace un tiempo Diana Terán me hizo llegar un comentario que recibió en su blog, respondiendo, supongo, a la publicación que de algunos de mis trabajos ella hizo en el mismo. Viene desde Francia, y es anónimo. Dice lo siguiente:

 Anónimo    20.6.13

Gaëlle  –  Pays de la Loire  –  France

 J’aime beaucoup Carlos Gatti. Tout en force et fragilité à la fois, sous un ton léger et caricatural, il s’amuse à mettre la vie et son engagement en images, en petite histories qui nous mènent, bien malgré nous, face au miroir…

Mal traducido, podría querer decir algo como:

Me gusta mucho Carlos Gatti. Con fuerza y fragilidad a la vez, bajo un tono ligero y caricaturesco, él se entretiene en poner la vida y su entorno en imágenes, en pequeñas historias que nos llevan, bien a nuestro pesar, frente al espejo…

Esta frase durmió en mi computadora por un tiempo hasta que, finalmente, me dije: Bueno, Anónimo de Gaëlle no está nada errado (suponiendo que se refiera sobre todo a las obras de “Paisaje urbano” y “Fragmentos”), realmente hay una idea generadora de la obra, que tiene que ver casi siempre con algún fragmento de la realidad, de las relaciones humanas o del efecto del entorno (social, político…) sobre nosotros,  contemplado con cierta intención crítica que puede ser incluso inconsciente, y que produce alguna imagen que desarrollo como obra pictórica mediante mi manera de trabajar (Reflexiones sobre el acto de pintar).

Parecería que eso produce pequeñas cuasi historias que “relato” en cada cuadro y que, supongo, cada uno lee en la medida y como le interese. Si eso lleva a alguna reflexión, además del interés estético con que se contemplen las obras, para mi estaría muy bien.  Por ejemplo:

TRILOGÍA DEL ÁNGEL

Fragmentos

DETERIORO DEL ÁNGEL
Acrílico sobre conglomerado de madera tallado
Aprox. 0,40 m x 0,40 m – 2007

Fragmentos

CAÍDA DEL ÁNGEL
Acrílico sobre conglomerado de madera tallado
Aprox. 0,55 m x 0,45 m – 2008

Fragmentos

RECONSTRUCCIÓN DEL ÁNGEL
Acrílico sobre conglomerado de madera tallado
Aprox. 0,55 m x 0,45 m – 2008

 

 

 

 

 

 

 

Podríamos decir que esta trilogía tiene casi un formato de historietas, con su sucesión temporal de imágenes montadas en soportes oblongos que recuerdan a las viñetas de una tira, y sus personajes algo caricaturescos, con líneas y colores que podrían ser historietísticos.

 

MONTECITO

Cuando uno mira el paisaje, nuestro paisaje, ve esa gran planicie que es la pampa (somos santafesinos del sur de Santa Fe) extendiéndose hasta la lejana línea del horizonte  con muy pocos obstáculos o cambios de nivel, compartiendo el escenario con el cielo. Los campos tienen distintos colores que, si uno ingresa en ellos, se revelan formados por innumerables hebras vegetales, ramas, hojas, desechos que acusan la presencia del hombre y por supuesto, tierra. Así uno puede marchar surcando estos terrenos, levantando a su paso nubes de polvo, sintiendo quizás la inclemencia del sol de verano, con una escolta de insectos, hacia un horizonte siempre igual de lejano.

Pero, de tanto en tanto, la línea horizontal puede estar interrumpida por una mancha oscura que, al acercarse, se resuelve en un grupo de árboles. Es un pequeño monte, un montecito. Cómo en un oasis, los árboles prometen sombra y frescura. Siempre que paso a la vera de estos campos y descubro a lo lejos un montecito siento el deseo de ir hasta allí, adentrarme en el terreno viendo crecer la imagen del grupo de árboles hasta, finalmente, ver si es realidad la promesa de sombra y frescura, si puedo oír el canto de los pájaros que seguramente lo habitan.

Los campos

MONTECITO OTOÑAL
Acrílico sobre tela
0,80 m x 1,00 m – 1999

ETAPAS

De entrada en entrada (o de “post” en “post” si lo prefieren) he ido trayendo a este blog las obras de mis diferentes etapas en la pintura. Casi siempre he trabajado así, concibiendo una idea, informe al principio y de la cual, mediante multitud de bocetitos a lápiz o a birome en trozos de cualquier clase de papeles, a veces a color, surgían ideas para pinturas  o dibujos conectados al planteo inicial.

Estas “proto imágenes” daban luego lugar al desarrollo de las obras, mediante una forma de trabajo que he comentado en una entrada anterior (Reflexiones sobre el acto de pintar) y que no ha variado demasiado a lo largo de los años ni de las distintas etapas. Ocupado en dar forma a una de esas etapas era para mí prácticamente imposible encarar una obra de otra temática. Así hasta agotarla.

Seguramente hay otros pintores que trabajan de otra manera, pintando hoy un paisaje, mañana un desnudo, etc. Pero creo que lo que condiciona mi manera de trabajar es que parto de ideas que generan imágenes mentales que luego se materializan (sufriendo los cambios correspondientes), y no de referentes naturales cuyas imágenes se llevan a la obra.

A continuación varias obras de una de esas etapas, la que denominé “paisaje” urbano (con la interpretación que ustedes quieran darle a “paisaje”), que pueden verse, junto con otras, en la página correspondiente.

"Paisaje" urbano

EL INDIFERENTE
Acrílico sobre conglomerado de madera
1,00 m x 1,00 m – 1999

"Paisaje" urbano

EL OJO DEL AMO
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera
1.00 m x 1,00 m – 2000

 

 

 

 

 

 

 

 

"Paisaje" urbano

EL VISITANTE
Acrílico sobre maderas ensambladas
1,00 m x 0,69 m – 1999

"Paisaje" urbano

INTIMIDAD AMENAZADA
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera – 1,00 m x 1,00 m – 1999