“CARLOS GATTI. VIGENCIA DEL REALISMO” (2)

TARJETA DIGITAL 2

INVITACIÓN DIGITAL

Antes de que se concretara la muestra Rafael Sendra detuvo su atención sobre dos de mis cuadros en su posesión, un campo y una plaza seca (donación del autor a su colección privada) y los analizó ampliando sus escritos con esos análisis, sobre todo el de “Campo alambrado” (Los campos). Estos cuadros fueron entonces incluidos en la muestra por expreso pedido del curador. Se trataba de obras pertenecientes a otras etapas diferentes de la del “Paisaje urbano”, por lo que consideré conveniente acompañarlas por otras de las etapas correspondientes.
Así la muestra quedó constituida por obras de tres etapas de mi pintura: “El amor en las plazas secas”, la más antigua, “Sobre cielos, tierras y aguas” y finalmente “El juego de las miradas”.
Con el objeto de promocionar la muestra y de brindar a los espectadores un material informativo sobre la misma diseñé un tríptico que incluía datos como el título de la muestra, las fechas de su realización, su localización (Museo Castagnino), curador y autoridades de la institución, tres reproducciones de obras y un texto de mi autoría con reflexiones sobre la pintura. Este tríptico fue impreso por Imprenta La Manija, de Rosario, y abajo figuran los originales de su tapa e interior, desplegados, por supuesto.

TAPA DEL TRÍPTICO

TAPA DEL TRÍPTICO

INTERIOR DEL TRÍPTICO

INTERIOR DEL TRÍPTICO

 

UN COMENTARIO

Hace un tiempo Diana Terán me hizo llegar un comentario que recibió en su blog, respondiendo, supongo, a la publicación que de algunos de mis trabajos ella hizo en el mismo. Viene desde Francia, y es anónimo. Dice lo siguiente:

 Anónimo    20.6.13

Gaëlle  –  Pays de la Loire  –  France

 J’aime beaucoup Carlos Gatti. Tout en force et fragilité à la fois, sous un ton léger et caricatural, il s’amuse à mettre la vie et son engagement en images, en petite histories qui nous mènent, bien malgré nous, face au miroir…

Mal traducido, podría querer decir algo como:

Me gusta mucho Carlos Gatti. Con fuerza y fragilidad a la vez, bajo un tono ligero y caricaturesco, él se entretiene en poner la vida y su entorno en imágenes, en pequeñas historias que nos llevan, bien a nuestro pesar, frente al espejo…

Esta frase durmió en mi computadora por un tiempo hasta que, finalmente, me dije: Bueno, Anónimo de Gaëlle no está nada errado (suponiendo que se refiera sobre todo a las obras de “Paisaje urbano” y “Fragmentos”), realmente hay una idea generadora de la obra, que tiene que ver casi siempre con algún fragmento de la realidad, de las relaciones humanas o del efecto del entorno (social, político…) sobre nosotros,  contemplado con cierta intención crítica que puede ser incluso inconsciente, y que produce alguna imagen que desarrollo como obra pictórica mediante mi manera de trabajar (Reflexiones sobre el acto de pintar).

Parecería que eso produce pequeñas cuasi historias que “relato” en cada cuadro y que, supongo, cada uno lee en la medida y como le interese. Si eso lleva a alguna reflexión, además del interés estético con que se contemplen las obras, para mi estaría muy bien.  Por ejemplo:

TRILOGÍA DEL ÁNGEL

Fragmentos

DETERIORO DEL ÁNGEL
Acrílico sobre conglomerado de madera tallado
Aprox. 0,40 m x 0,40 m – 2007

Fragmentos

CAÍDA DEL ÁNGEL
Acrílico sobre conglomerado de madera tallado
Aprox. 0,55 m x 0,45 m – 2008

Fragmentos

RECONSTRUCCIÓN DEL ÁNGEL
Acrílico sobre conglomerado de madera tallado
Aprox. 0,55 m x 0,45 m – 2008

 

 

 

 

 

 

 

Podríamos decir que esta trilogía tiene casi un formato de historietas, con su sucesión temporal de imágenes montadas en soportes oblongos que recuerdan a las viñetas de una tira, y sus personajes algo caricaturescos, con líneas y colores que podrían ser historietísticos.

 

NAVEGANTES

Otro tema vinculado al río: lo que el río trae y se lleva flotando. En este cuadro, pintado con acrílico sobre madera terciada que en algunas zonas queda al descubierto, los navegantes son trozos de madera  recogidos de algún lado, desechos, restos, que navegan hacia el horizonte. La madera me atrae especialmente como material, de alguna manera la vínculo al río. El cielo mismo es simplemente madera terciada desnuda, con sus vetas y su hermoso color cedro. Me atrae especialmente la idea de resignificar algo modesto como un viejo trozo de madera incorporándolo a una obra de arte.

El río

RÍO DE LAS MADERAS
Acrílico y collage sobre madera
0,85 m x 0,50 m – 1997