“CARLOS GATTI. VIGENCIA DEL REALISMO” (3)

Esta muestra se desarrolló desde el 14 de agosto al 28 de setiembre de 2015. Contenía 25 obras de distintos tamaños, en general cercanos a 1m x 1m. En su ingreso aparecía un poster con un texto curatorial (en realidad escrito por mí, ante imposibilidad de hacerlo el curador) que era el siguiente:
“Rafael Sendra y Carlos Gatti han compartido su interés por las actividades plásticas desde su paso por el taller de Juan Grela G. Gatti, como pintor, participó en el movimiento vanguardista rosarino de finales de los 60’. Luego de un período de abstención (“la muerte de la pintura”) retoma la pintura (1975) buscando una expresión personal. Sendra, como historiador y crítico de arte especialmente interesado en la pintura rosarina ha observado la evolución de la obra de Gatti, analizándola en conexión con la evolución del arte internacional y con el entorno particular donde se produjo. Sus observaciones y reflexiones fueron volcadas en un extenso y profundo trabajo fundamentado no solo desde el punto de vista estético, sino también socio económico y ético. Es así que surge la propuesta de mostrar parte importante de esa obra, debidamente comentada, en una suerte de antológica parcial en una institución prestigiosa como el Castagnino, poniéndola al alcance del público de la ciudad”.
Un conocido documentalista de la ciudad, Maxi Quintero, filmó un tráiler de la muestra que puede verse en el siguiente link:

https://youtu.be/JBFMkmimgmE

En próximas entradas trataré de transmitir una imagen de la muestra en sí.

MONTECITO

Cuando uno mira el paisaje, nuestro paisaje, ve esa gran planicie que es la pampa (somos santafesinos del sur de Santa Fe) extendiéndose hasta la lejana línea del horizonte  con muy pocos obstáculos o cambios de nivel, compartiendo el escenario con el cielo. Los campos tienen distintos colores que, si uno ingresa en ellos, se revelan formados por innumerables hebras vegetales, ramas, hojas, desechos que acusan la presencia del hombre y por supuesto, tierra. Así uno puede marchar surcando estos terrenos, levantando a su paso nubes de polvo, sintiendo quizás la inclemencia del sol de verano, con una escolta de insectos, hacia un horizonte siempre igual de lejano.

Pero, de tanto en tanto, la línea horizontal puede estar interrumpida por una mancha oscura que, al acercarse, se resuelve en un grupo de árboles. Es un pequeño monte, un montecito. Cómo en un oasis, los árboles prometen sombra y frescura. Siempre que paso a la vera de estos campos y descubro a lo lejos un montecito siento el deseo de ir hasta allí, adentrarme en el terreno viendo crecer la imagen del grupo de árboles hasta, finalmente, ver si es realidad la promesa de sombra y frescura, si puedo oír el canto de los pájaros que seguramente lo habitan.

Los campos

MONTECITO OTOÑAL
Acrílico sobre tela
0,80 m x 1,00 m – 1999

MOTIVO: EL LITORAL

Uno siempre vuelve… Si es para contar una historia, naturalmente me inclino a imaginarla en el ambiente del río. Si se trata de poner pintura sobre un soporte…y bueno, también vuelvo al río tal como lo veo o lo vivo. De allí estos cuadros, pintados como para darme el gusto… (igual que todos los otros).

 

El litoral

YARARÁ
Acrílico sobre conglomerado de madera
0,80 m x 0,86 m – 2011

 

El litoral

BIGUÁ
Acrílico sobre conglomerado de madera – 0,80 m x 0,89 m – 2011

 

YARARÁ: serpiente sumamente venenosa de la zona del Litoral argentino, llamada también víbora “de la cruz”.

BIGUÁ: Ave predadora de la familia de los cormoranes, que vive “de la caza y de la pesca” en la misma zona.

Un sitio para mirar (si les gusta la pintura), donde he comenzado a exponer mis obras:

http://www.lienzosycuadros.com

 

 

 

RESTOS DE NAUFRAGIOS

Siempre me han llamado la atención los restos que uno encuentra semienterrados en el barro de las orillas del río, o abandonados en los campos o en las ciudades. Vestigios materiales de historias indescifrables de abandono y deterioro que tienden a desaparecer con ellos, configuran un tema que parece apropiado para mi pintura.

Restos de naufragios

RESTOS DE NAUFRAGIOS
Acrílico sobre tela
0,85 m x 1,50 m – 1993

 

Restos de naufragios

RESTOS DE UN NAUFRAGIO
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera
0,38 m x 0,34 m – 2006