¿Ha muerto la pintura?

¿Ha muerto la pintura? La muerte de la pintura como forma de arte se comentó mucho en los años 60 – 70. Recuerdo que a mi me preocupó muchísimo. Aún hoy se sigue oyendo, en algunos círculos, esa aseveración. Pero parece que yo heredé por línea paterna la posibilidad de lo gráfico como medio de expresión. ¿Porqué no usarlo? Así que he seguido dibujando y pintando, como muchos otros amigos y colegas, a pesar de aseveraciones o decretos más o menos oficiales.

Otra cuestión más actual: ¿Morirá el libro de papel? No lo se, creo que no. Mientras tanto, a mi me gusta leerlos, y muchas veces me sugieren imágenes para pintar. ¿Ilustraciones? No exactamente. A modo de ejemplo, hay va un cuadro sugerido por “Todos los veranos”, cuento de Haroldo Conti en el libro “Con otra gente”, uno de mis preferidos.

MANGURUYÚ

MANGURUYÚ
Acrílico sobre madera conglomerada.
0,93 m x 0,74 m – 2012