ETAPAS

De entrada en entrada (o de “post” en “post” si lo prefieren) he ido trayendo a este blog las obras de mis diferentes etapas en la pintura. Casi siempre he trabajado así, concibiendo una idea, informe al principio y de la cual, mediante multitud de bocetitos a lápiz o a birome en trozos de cualquier clase de papeles, a veces a color, surgían ideas para pinturas  o dibujos conectados al planteo inicial.

Estas “proto imágenes” daban luego lugar al desarrollo de las obras, mediante una forma de trabajo que he comentado en una entrada anterior (Reflexiones sobre el acto de pintar) y que no ha variado demasiado a lo largo de los años ni de las distintas etapas. Ocupado en dar forma a una de esas etapas era para mí prácticamente imposible encarar una obra de otra temática. Así hasta agotarla.

Seguramente hay otros pintores que trabajan de otra manera, pintando hoy un paisaje, mañana un desnudo, etc. Pero creo que lo que condiciona mi manera de trabajar es que parto de ideas que generan imágenes mentales que luego se materializan (sufriendo los cambios correspondientes), y no de referentes naturales cuyas imágenes se llevan a la obra.

A continuación varias obras de una de esas etapas, la que denominé “paisaje” urbano (con la interpretación que ustedes quieran darle a “paisaje”), que pueden verse, junto con otras, en la página correspondiente.

"Paisaje" urbano

EL INDIFERENTE
Acrílico sobre conglomerado de madera
1,00 m x 1,00 m – 1999

"Paisaje" urbano

EL OJO DEL AMO
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera
1.00 m x 1,00 m – 2000

 

 

 

 

 

 

 

 

"Paisaje" urbano

EL VISITANTE
Acrílico sobre maderas ensambladas
1,00 m x 0,69 m – 1999

"Paisaje" urbano

INTIMIDAD AMENAZADA
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera – 1,00 m x 1,00 m – 1999

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *