ETAPAS

De entrada en entrada (o de “post” en “post” si lo prefieren) he ido trayendo a este blog las obras de mis diferentes etapas en la pintura. Casi siempre he trabajado así, concibiendo una idea, informe al principio y de la cual, mediante multitud de bocetitos a lápiz o a birome en trozos de cualquier clase de papeles, a veces a color, surgían ideas para pinturas  o dibujos conectados al planteo inicial.

Estas “proto imágenes” daban luego lugar al desarrollo de las obras, mediante una forma de trabajo que he comentado en una entrada anterior (Reflexiones sobre el acto de pintar) y que no ha variado demasiado a lo largo de los años ni de las distintas etapas. Ocupado en dar forma a una de esas etapas era para mí prácticamente imposible encarar una obra de otra temática. Así hasta agotarla.

Seguramente hay otros pintores que trabajan de otra manera, pintando hoy un paisaje, mañana un desnudo, etc. Pero creo que lo que condiciona mi manera de trabajar es que parto de ideas que generan imágenes mentales que luego se materializan (sufriendo los cambios correspondientes), y no de referentes naturales cuyas imágenes se llevan a la obra.

A continuación varias obras de una de esas etapas, la que denominé “paisaje” urbano (con la interpretación que ustedes quieran darle a “paisaje”), que pueden verse, junto con otras, en la página correspondiente.

"Paisaje" urbano

EL INDIFERENTE
Acrílico sobre conglomerado de madera
1,00 m x 1,00 m – 1999

"Paisaje" urbano

EL OJO DEL AMO
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera
1.00 m x 1,00 m – 2000

 

 

 

 

 

 

 

 

"Paisaje" urbano

EL VISITANTE
Acrílico sobre maderas ensambladas
1,00 m x 0,69 m – 1999

"Paisaje" urbano

INTIMIDAD AMENAZADA
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera – 1,00 m x 1,00 m – 1999

 

MENSAJES

Toda mi vida he pintado o dibujado fundamentalmente porque tal actividad me produce placer. Cuando estoy pintando, o pensando en el cuadro o dibujo que está en marcha, me siento bien. Digamos que mi actitud es, en cierto modo, egoísta. Sin embargo, no es ninguna novedad que la obra de arte puede interpretarse como, o contiene, un mensaje. Mensaje que, desde el punto de vista del emisor, puede ser prácticamente inconsciente, resultado del producto de su actividad artística, o que puede ser muy explícito (aunque en general su interpretación requiere en alguna medida la participación del receptor), o puede ser mucho más abierto, con diversas interpretaciones posibles según una mayor participación del mismo. Ejemplos de lo que quiero expresar:

Mensajes

VIOLENCIA EN LA PLAZA
Esmalte sintético sobre conglomerado de madera
1,00 m x 0,80 m – 1976

Mensajes

TAZAS SOBRE LA MESA
Óleo sobre conglomerado de madera
0,80 m x 0,80 m

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mensajes

LA TIERRA COMO UNA HERIDA
Acrílico y collage sobre conglomerado de madera
1,00 m x 0,75 m – 1996

Mensaje en la pintura

FUGACIDAD DE LOS MOMENTOS
Acrílico y collage sobre madera
0,60 m x 0,80 m – 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actitudes diferentes en lo referente a mensajes. En las distintas etapas de mi pintura, diferentes actitudes han aparecido, primando según los casos una u otra con mayor o menor multiplicidad de significados en el mensaje propuesto.